Los Intocables / Un alcalde, unas despensas, un litro de leche, un teatro y unas llaves

Jorge Luis Torres Marcos

Todo por un litro de leche.

Un hecho que podría haber pasado como cualquier otro se convirtió en escándalo local y en nota nacional.

Nicolás Reyes Álvarez le entró al callejón de los trancazos y quedó exhibido en su incapacidad como gobernante.

La historia fue mas o menos así:

El gobierno del estado envió 1,500 despensas para que se entregaran a los damnificados por el desbordamiento del Río Uxpanapa. Estas despensas fueron entregadas a Protección Civil de Minatitlán el día 1° de febrero, se guardaron en una bodega y de ahí salen dos versiones: la primera señala que una caja se cayó y así pudieron ver que había un litro de leche caducada, la segunda menciona que Guillermo Hernández Urbina, Director de Protección Civil abrió una despensa para ver su contenido y ahí encontró el que posteriormente sería el famosísimo litro de leche.

Ayer, día 5 de febrero el alcalde acudió al área de Protección Civil para verificar lo que ocurría. Llamó a la prensa y a sus funcionarios y pidió abrir la bodega. El mensaje a varios reporteros era “cubre la nota, va a estar buena, hay un asunto de unas despensas de Yunes que vienen caducadas“.

Ahí empezó todo.

¿Y la llave?“- preguntaba Don Nicolás. “¿Y la llave?“, “¿Dónde está la llave?“- Nadie tenía la llave.

El Director de Protección Civil no tiene acceso a la bodega de la dependencia donde él supuestamente manda.

No, ahí es territorio de Damara Gómez quien tiene como Coordinador de Protección Civil a Sergio Urquidi, esposo de su mamá, Isabel La Potra Morales.

Al pedir que llegara un cerrajero, una persona cercana a Urquidi dijo -“Yo tengo la llave” y permitió el acceso a la bodega.

Entonces empezó el show de Reyes Álvarez, quien se puso a denunciar que las despensas tenían leche caducada, que “por años han entregado despensas en mal estado” y a seguir un guión que más que dirigido a corregir una falla, se notó con un contexto político y la intención de armar un escándalo.

El alcalde lo cumplió a medias, se contradecía, tartamudeaba, el regidor Blas Ávalos le contestaba. Su área de Comunicación Social tuvo que entrevistarlo al final para que pudiera dar alguna coherencia al enredo de las despensas.

El ayuntamiento envió un boletín a los medios, el cual se los compartimos tal y como se difundió.

 

Ahí señalan, de manera falsa y tendenciosa que “Después de detectar al menos mil 500 despensas caducas e incompletas….

Entonces la bomba estalló. Los medios cercanos al ayuntamiento lo publicaron y se difundió en medios estatales hasta tener repercusión nacional.

Un litro de leche, sólo un litro que apareció en la bodega era convertido en 1500 despensas caducas. Golpe al gobierno del estado y al gobernador.

Sin embargo….

A las 7 de la noche se presentaron empleados del gobierno del estado a la bodega de Protección Civil del ayuntamiento.

Delante de los medios de comunicación procedieron a abrir y mostrar el contenido de las despensas, verificaron las fechas de caducidad y explicaron que esas 1,500 despensas habían sido enviadas sin el litro de leche, que las cajas son rotuladas por miles y que no existían las irregularidades señaladas por Nicolás Reyes Álvarez. En concreto, el alcalde quedó evidenciado como mentiroso o por lo menos, de estar mal informado.

De ahí, la denuncia de los regidores Erika Burgoa, Blas Ávalos y Cristian Márquez del uso político y mediático del tema. “Esto es como la acusación del sistema de Catastro, no hay una sola acta, una denuncia, sólo el escándalo y ninguna prueba“, señaló Cristian, “Es un gobierno sin rumbo, sólo de ocurrencias, lo que debe hacer el alcalde es presentar un  proyecto y propuestas“.

Para completar el cuadro, al rato llegó Reyes Álvarez para ser testigo de la revisión de las despensas.

Ahí, los minatitlecos pudimos ver la verdadera cara del alcalde: necio, intolerante, regañón, grosero. Desesperado, el alcalde gritaba que no tenía las llaves de la bodega, que habían varios litros de leche caducados, insistía en un tema del que ya había evidencia de que lo habían informado mal.

Más tarde se puso a hablar telefónicamente con el secretario de gobierno, Rogelio Franco Castán. Insistió en tener la razón de sus dichos aunque los hechos lo desmintieran.

Ante un enlace estatal de Protección Civil, sacó otra carta: “Que no se entreguen las despensas hasta que no traigan la leche faltante de Xalapa“.

Intervino entonces la regidora Érika Burgoa: “Si el problema es la leche, yo la compro pero que se envíen de una vez las despensas a las personas que las necesitan”. -“No”, dijo Reyes Álvarez, “Que las ponga el estado porque seguramente de allá las facturaron”.

Viendo así las cosas, parecería que no le importan los damnificados a Don Nicolás. No quería encontrar propuestas o soluciones. Quería cumplir su capricho y como él decía las cosas se tenían que hacer.

Para cerrar su show, Reyes Álvarez sacó una nota más, ahora en medios nacionales: “El gobernador me acaba de señalar que si no me desdigo de las acusaciones, me van a retirar al mando único y me van a dejar sin policía en Minatitlán, es una irresponsabilidad del gobernador”, señaló.

Grave acusación, veremos si así ocurrió porque la mentira de las despensas le afecta la credibilidad al alcalde.

A nivel estatal trasciende que el alcalde de Minatitlán será denunciado ante la Fiscalía General del Estado por falsear información respecto a entrega de apoyos supuestamente caducados. Abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal, coacción, son los delitos por los que se le denunciaría, según la periodista Gaby Rasgado.

No se quién le asesora a Don Nicolás, pero parece que lo hace su peor enemigo.

Un litro de leche, su necedad e imprudencia ocasionan un escándalo nacional que parece haberse planeado con intención política en tiempos electorales.

El desgaste mediático provocado en unas horas lo marcará el resto del tiempo que permanezca al frente del ayuntamiento. La confrontación con el gobierno del estado, la discusión frente a los medios con los regidores del PAN y PRD, la desesperación de su equipo por la presencia de un notario público para verificar el estado de las despensas los han desnudado ante la opinión pública.

Un litro de leche y un show montado colocan hoy a Reyes Álvarez a orillas de un proceso penal.

¿Era una causa justa? ¿Falta de información? ¿Estrategia política?

¿Quiénes son los responsables? ¿Sus asesores? ¿Su equipo de comunicación? ¿El Director de Protección Civil?

No, no nos engañemos. No vale la justificación de que “apenas tiene un mes en el cargo“. No, el alcalde tuvo seis meses para estudiar, capacitarse, planear.

Nicolás Reyes Álvarez no puede tener la llave de una bodega pero quiere mandar en un municipio.

Montó un teatro con muy mala leche que muestra a todos su evidente falta de preparación para ser alcalde de Minatitlán.

4 comentarios sobre “Los Intocables / Un alcalde, unas despensas, un litro de leche, un teatro y unas llaves

  1. Ineptitud a la alza, Gobierno del Estado pon toda tu autoridad para que personajes como este no sigan haciendo y causando polemica y daños morales a la población afectada, por que hasta ahora con este tema, los dacnificados no son juego son necesidades basicas primarias, por favor retiren y pongan todo el peso de la ley para este ejemplar alcalde con falta de cordura y sensates ante el tema….solo perjudicas a los que debes cuidar Reyes Alvarez eres una verdadera Verguenza para tu municipio:!!!!!!!!!!!!!!

  2. Que pena, no creo que solo un litro de leche haya sido el motivo de este penoso evento,el gobernador no empacó las despensas, tal vez sus colaboradores si lo hicieron intencionalmente,y creo que el presidente municipal hizo lo correcto,si no se hubiera dado cuenta le hubieran echado la culpa a él.yo creo que el gobernador debía ser menos intolerante y no amenazar a toda una ciudad con retirar ayuda policiaca,de por si parece que no tuviéramos pues todos lo s días desde hace mucho tiempo hay asaltos ,extorsiones,secuestros etc etc y ahora con esto? Pues de qué se trata,muchos en Minatitlan votaron por él para gobernador y así nos paga??

  3. Cuenta la leyenda que un día doña Verdad y doña Mentira se cruzaron..
    – Buen día dijo doña Mentira
    – Buenos días dijo doña Verdad
    – Hermoso día dijo doña Mentira
    Y entonces doña Verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.
    – Hermoso día dijo entonces doña Verdad
    – Aún más hermoso está el lago dijo doña Mentira
    Y la Verdad miró hacia el lago y vio que la Mentira decía la verdad y asintió
    Corrió la mentira hacia el agua y dijo: el agua está aún más hermosa. Nademos!
    La Verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba hermosa y entonces confió en la Mentira.
    Ambas se sacaron las ropas y nadaron tranquilas.
    Un rato después salió doña Mentira, se vistió con las ropas de doña Verdad y se fue.
    La Verdad, incapaz de vestirse con las ropas de la Mentira, comenzó a caminar sin ropa y todos se horrorizaban al verla.
    Es así como aún hoy la gente prefiere aceptar a la Mentira disfrazada de Verdad y no a la Verdad desnuda…

  4. Esta patologica y dogmatica forma de ver la historia es resumida por el filosofo y academico costarricense Arnoldo Mora Rodriguez: “Un imperio que posee la verdad y solo se concibe como imponiendola al mundo entero, a todos los pueblos. Esto solo puede lograrse mediante una concepcion teologica, dentro del marco de una religion de caracter soteriologico, mesianica y, al mismo tiempo, abocada como su mision mas importante, a la salvacion de la totalidad de los pueblos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *