¿La amnistía de AMLO ya empezó?

Fuente: Excelsior

Yuriria Sierra

En las filas de Morena se encuentra el exdelegado en la Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo. Su nombre se encuentra en la lista de aspirantes de Morena, misma que podría llevarlo a contender para ser, de nuevo, cabeza de aquella delegación.

Aunque este nombre también se encuentra en una lista en poder de la Procuraduría capitalina como parte de una investigación sobre el uso indebido de funciones. Y no es que el escándalo sea un tema ajeno para el exdelegado, durante su gestión varios fueron los momentos en que fue señalado por sus dudosas decisiones.

También ya en Morena se encamina Francisco Chiguil, responsable de la delegación Gustavo A. Madero cuando sucedieron los lamentables hechos en el News Divine, donde murieron doce jóvenes. Chiguil sería nominado para regresar a la jefatura de esta delegación, aunque ahora bajo el esquema de alcaldía.

Fernando González Sánchez, yerno de Elba Esther Gordillo, forma parte de la plantilla del equipo que maneja el Grupo Redes Sociales Progresistas de Morena: “Están participando y van a seguir participando todos los que quieren un cambio verdadero. Están participando maestros de todas las organizaciones, están participando la CNTE, del SNTE y maestros independientes…”, dijo el mismo AMLO en un evento en Morelos.

Para seguir con esa política de puertas abiertas, siempre que haya arrepentimiento por el mal antes realizado. La misericordia para el arrepentido que ejerce el candidato presidencial es tal —y tan confusa— que, incluso, se pensó en una nueva oportunidad para el exgobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, quien afirmó que su salida del PRI, tras 40 años de militancia, sería para buscar la alcaldía de Morelia abanderado de Morena.

El revuelo natural que esta posibilidad despertó, hizo que AMLO se hiciera el desentendido y afirmara que no sabía nada de esto, que tal vez era un tema que trataba la secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky, pero que de ninguna manera, dijo, aceptarían a quien tiene sospechas de corrupción. Como si los personajes antes mencionados fueran blancas palomas.

Y es que Vallejo, más que actos de corrupción, tiene sobre sus hombros los señalamientos sobre un millonario desvío de recursos, que él llamó “redireccionamiento”, o sea, sí desvió millones del erario, pero para resolver otras necesidades del estado, afirmó. Uno que es malpensado.

Además, cuando su renuncia a la gubernatura de Michoacán, por temas de salud, nos dijeron, su hijo era asunto de la PGR tras revelarse un video en donde se le veía conversando y tomando cerveza con Servando Gómez, La Tuta, líder de Los Caballeros TemplariosVallejo primero dijo que no era su hijo, luego aceptó que sí, pero que había sido amenazado para reunirse con el narcotraficante. Total, que AMLO abre las puertas de su proyecto a todo aquel que le sume votos, como lo hizo con el PES, sin importar que con ello se deconstruya la moral que tanto dicen proteger.

Y es que si de “autoridad moral” hablamos, ¿recuerda usted a Margarita Arellanes? La exalcaldesa panista de Monterrey que entregó la ciudad a Dios en 2013, y hasta le otorgó las llaves de la ciudad. En los últimos días se habló de su incorporación a la coalición que integran Morena, PT y el PES, partidos con los que buscaría un escaño en el Senado. Y aunque los morenistas de Nuevo León aseguran que no cumple con el perfil para ser candidata, postura que comparte Encuentro Social, es el Partido del Trabajo quien lleva de la mano a Arellanesrumbo al Congreso.

Total que, entre misericordias y amnistías, en esta primera elección de Morena a nivel nacional caben todos: los probables delincuentes, los investigados y los que han sido históricamente parte de la famosa “mafia en el poder”. ¿Y entones? ¿Cuál cambio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *