El gobierno ahorró 2 mil 700 millones de pesos a costa de petroleros y electricistas

Fuente: La Jornada

  • Carlos Romero y Víctor Fuentes, acusados de forzar esquema de jubilaciones

El secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Romero Deschamps, le ahorro más de mil 200 millones de pesos al gobierno federal, a costa de los trabajadores y sus derechos, al pactar el despido y prejubilación de más de 15 mil agremiados en dos años; impedir que se renovaran los contratos por obra; acordar el aumento de los años de jubilación para los sindicalizados y minimizar su servicio médico, entre otras acciones.

Un informe del gobierno federal revela el monto que ha ahorradoRomero Deschamps a esta administración, y señala que la cantidad referida fue tan sólo en el último año.

El dirigente aceptó, sin poner a consideración de la base trabajadora, la reducción de diversas prestaciones laborales y llevó a cabo una reestructuración de la plantilla laboral que permitió el despido de miles de petroleros.

En el documento oficial se señala, a su vez, que el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (Suterm), que encabeza Víctor Fuentes, también en perjuicio de los trabajadores, le “ahorró a este gobierno mil 500 millones de pesos, en el último año, con la modificación y recorte del esquema de pensiones y la reducción de las plantillas de personal;

Por ello es que ambos dirigentes tienen grandes prebendas del gobierno federal, porque han pactado la pérdida de prestaciones, el recorte de contrato y que miles de trabajadores vayan a la calle, indicó la Gran Alianza Nacional Petrolera y el Frente Nacional Petrolero y sostuvo que, en cambio, a estos dirigentes no se les ha reducido, sino incrementado los recursos que están destinados a su comité ejecutivo y comisionados.

Desde el inicio del sexenio Romero Deschamps pactó el convenio administrativo-sindical número 10717/2013 para redimensionar la plantilla laboral sindicalizada y revisar la de confianza.

En este documento, que tiene 13 cláusulas, se señala el recorte de personal de Pemex Exploración y Producción; Pemex-Refinación; Gas y Petroquímica, así como la revisión de las condiciones generales de trabajo, eliminación de pago de tiempo extra y cambio de jornadas. También se habla del despido de sindicalizados y empleados de confianza adscritos a plantas fuera de operación, los cuales si no se reubican serían jubilados o prejubilados.

De acuerdo con los números que da la Alianza Nacional Petrolera, al menos han sido despedidos, jubilados de manera forzosa o no han sido recontratados cerca de 30 mil trabajadores petroleros en lo que va del sexenio.

En la revisión del contrato colectivo de trabajo 2015-2017 el dirigente petrolero negoció con el gobierno federal la modificación del régimen de pensiones para el gremio. El plato fuerte fue el incremento de cinco años de trabajo, para que los petroleros puedan acceder a su jubilación y, además, se estableció un esquema nuevo para los nuevos trabajadores, que será a través de cuentas individuales.

Romero Deschamps aceptó que se quitara el concepto de vitalicio a las pensiones de las viudas de los trabajadores, un programa de jubilaciones anticipadas y el achicamiento o retiro de servicio médico para petroleros en diversos estados. Este último fue denunciado por los propios trabajadores en protestas y marchas realizadas desde mediados del presente año.

La Gran Alianza Petrolera expuso en este sentido que para el gobierno ha sido un gran negocio mantener sus privilegios y beneficios económicos al dirigente petrolero, a cambio de que éste acepte la venta del contrato y el despido de personal, sin importar las acusaciones de corrupción que pesan en su contra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *