El significado de llamarse Monreal

Fuente: Excelsior

Ricardo Pascoe

Acto 1. Ricardo Monreal Andrés Manuel López Obrador acuerdan separase del PRD y formar un nuevo partido, denominado Morena. Para Monreal el acuerdo entre dos dirigentes era claro, en lo referente al mutuo respeto. En ese contexto, decidieron que Monreal fuera candidato a la jefatura delegacional en Cuauhtémoc, para, de ahí, aspirar a ser el próximo jefe de Gobierno de la ciudad, mientras López Obrador aspiraría a la Presidencia de la República.

Acto 2. Con el tiempo, López Obrador cambió de parecer y decidió que no quería un igual en la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, sino un subordinado. Esto, porque le entró la angustia de que pudiera perder, por tercera y última vez, la competencia por la Presidencia de la República y necesitaba asegurar el control sobre lo que considera su retaguardia estratégica, que es la Ciudad de México y su apetitoso presupuesto. No le era claro que un igual le sería leal, como lo sería un subordinado, como Claudia Sheinbaum, demostrablemente una política sin carisma y carente de dotes de liderazgo.

Acto 3. Para romper su pacto de MonrealLópez Obrador inventó un procedimiento de una encuesta patito y le encargó a la secretaria general de Morena la tarea de “dirigir” un proceso de selección del candidato de Morena a la Jefatura de Gobierno basado en dos criterios: anular a Monreal y encumbrar a Sheinbaum. Relegó a Monreal a cuarto lugar, dando la victoria a la Sheinbaum.

Acto 4. Monreal acusó a la “nomenclatura” de Morena de haber hecho una encuesta a modo, sin encuestas espejo para confirmar la veracidad del resultado, y se apartó de ese partido, al cual nunca se había afiliado formalmente (sus hermanos sí; él, no). Siguió una política de crítica cautelosa, no rompiendo totalmente con Morena, expresando su admiración por López Obrador y discrepando con la nomenclatura morenista. La tensión creció cuando Sheinbaum le recriminó públicamente que aceptara el resultado de la encuesta “democrática” y él la descartó como interlocutora válida: ella no supo qué replicar.

Acto 5. El sismo del 19 de septiembre de 2017 tuvo, como uno de sus muchos resultados políticos, el convertir a Sheinbaum en un producto políticamente dañado y sin voz. López Obrador le ordenó quedarse en silencio después de varias presentaciones públicas lamentables. Morena en la Ciudad de México también fue afectado por la conducta de sus delegados en Tláhuac y Xochimilco, y entró en crisis. Mientras tanto, Monreal ha sido buscado por los partidos de la ciudad, con ofertas para ser candidato a jefe de Gobierno.

Acto 6. Yeidckol Polevnsky, secretaria general de Morena, le ofreció públicamente la Secretaría de Gobernación a Monreal en el caso de que López Obrador ganara la Presidencia. El silencio público fue la respuesta de Monreal.

Acto 7. En un acto insólito y reflejando su enorme preocupación por la caída electoral de Morena, López Obrador grabó un video llamando a Monreal a no irse de Morena y afirmando que buscará a Ebrard. Se instaló la angustia en la nomenclatura morenista.

Acto 8. Fue publicada una encuesta que ubica a Monreal (como candidato del Frente Ciudadano) delante de Sheinbaum como candidata de Morena. Si Morena pierde la Ciudad de México, lo sabe López Obrador, él pierde la Presidencia.

Gran finale:  ahora le toca a Monreal decidir su futuro inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *