Rebasan estados su gasto aprobado

Fuente: Reforma

En 2016, 29 entidades gastaron más que el presupuesto aprobado por sus congresos, según revisión de REFORMA a las cuentas públicas.

Esto, señalan expertos, se debe a dos factores: un ejercicio del gasto desordenado, con poca vigilancia, y una planeación poco realista de las necesidades financieras.

De las 29 entidades federativas que gastaron más de lo establecido, 22 lo superaron en más de 10 por ciento y, de éstas, 9 presentaron una variación mayor a 20 por ciento.

Los tres estados que mostraron un gasto inferior a lo aprobado fueron Yucatán, Chihuahua y Veracruz.

Estas dos últimas entidades enfrentan un alto nivel de deuda y se han planteado la necesidad de modificar el manejo de sus finanzas con el objetivo de reestructurar su endeudamiento.

De acuerdo con Fausto Hernández Trillo, del Centro de Investigación y Docencia Económicas, para el periodo de 1992 a 2005, la administración de las finanzas tuvo como objetivo “apretarse el cinturón”.

Sin embargo, en los años siguientes esta disciplina se relajó, confiada, en parte, en la mejor situación de los precios del petróleo.

Sin embargo, comentó Hernández Trillo, esta falta de disciplina no es exclusiva de las entidades, sino que el Gobierno federal no ha puesto el buen ejemplo.

“Es un problema de contagio porque no hay un sistema de rendición de cuentas”, dijo.

Mariana Campos Villaseñor, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas en México Evalúa, explicó que las grandes variaciones entre el gasto ejercido y lo presupuestado se debe también, en buena medida, a que los gobiernos presentan presupuestos poco realistas.

Señaló que es posible apreciar de manera reiterada como lo que se aprueba en muchas ocasiones es significativamente menor al gasto que se ha ejercido en periodos anteriores.

Según Héctor Pérez Partida, Secretario de Planeación, Administración y Finanzas de Jalisco, el presupuesto planteado al Congreso corresponde a un cálculo conservador que se va ajustando a lo largo del año, para incluir ingresos y gastos que no se habían previsto, con el fin de lograr un equilibrio entre ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *