Ex-abogada de Bermúdez Zurita protagoniza brutal golpiza

Fuente: Aristegui Noticias

La madrugada del viernes 25 de agosto, Samara Reyes Sandoval despertó angustiada ante la insistencia del timbre de su casa: fue el inicio de una pesadilla que culminó con una brutal golpiza a ella y su hijo de cuatro años y medio.

La abogada de varios funcionarios duartistas que alegan despidos injustificados en distintas secretarias de Veracruz, Pía Irene Salazar, estrelló su auto contra el portón, entró a casa de Reyes Sandoval, rompió vidrios y entró para golpearla junto a su pequeño.

Antes de ser atacada en el interior de la habitación de su pequeño hijo, Samara Reyes alcanzó a llamar por teléfono a su pareja sentimental, Juan Guillermo Gasca Esperón, secretario de Acuerdos del Segundo Juzgado de Distrito Federal con sede en Xalapa.

Este juzgado y su titular han negado amparos en repetidas ocasiones a Arturo Bermúdez Zurita, ex titular de Seguridad Pública durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

Coincidentemente, Pía Irene Salazar fue una de las primeras abogadas que intentó defender a Bermúdez Zurita cuando en febrero pasado se le ejecutó una orden de aprehensión que lo mantiene en prisión preventiva.

El mismo juzgado también ha negado amparos al ex secretario de finanzas y planeación Mauricio Audirac, quien buscó su libertad a través de una solicitud de amparo en dicho juzgado, pero que le fue negada.

“La noche más obscura en mi vida”

“Yo estaba el jueves en la noche dormida en mi casa al lado de mi hijo, ya que mi pareja estaba en algunos temas laborales. Yo estaba en mi domicilio como todos los días y por ahí de las dos de la mañana comenzaron a tocar el timbre con mucha insistencia.

“Me asomo por la ventana para ver quién era la persona que estaba tocando con tanta insistencia. Pude ver que era una mujer. Afuera de mi casa estaba estacionado un coche Mercedes Benz y yo amablemente le pregunto a esa mujer que qué era lo que se le ofrecía”, declara en entrevista Samara Reyes.

La persona insistía que bajara para conversar, pero ella se negó y como respuesta Pía Irene Salazar seguía tocando el timbre de forma imprudente, por lo que se le advirtió que dejara de hacerlo o se llamaría a las autoridades.

“Ella no entendió y lo que hice asustada de no saber qué hacer fue llamar a mi pareja y decirle lo que sucedía. Me preguntó qué carro es y le dije que era una mujer de tales características.

“Me dijo: Sabes qué, es mi ex, no le abras, no bajes y no te asomes. Háblale a la Policía. Justo cuando yo iba a intentar hablarle a la Policía, esta mujer se subió al auto y entró por el garaje de mi casa”, describió.

Cuando ella se dio cuenta del impacto y de que había penetrado a su casa chocando el portón, fue que entendió que algo no estaba nada bien y sintió pánico y temor por su vida.

“Yo me espanté más y me preocupé por mí y mi hijo porque estábamos solos. Le dije a mi pareja que llegara rápido y hablara él con la Policía y como Dios me dio a entender pensé muchas cosas.

“Por mi mente sólo pasaba lo peor. Le marqué al papá de mi hijo que vive muy cerca de donde nosotros vivimos, para que fuera por el niño, porque lo que me tenía con mucho pendiente era mi pequeño”, relató Samara Reyes.

Bajó corriendo hasta la habitación donde se encontraba su hijo y al cobijarlo y tomarlo entre sus brazos, escuchó como rompían vidrios y golpes en las puertas de abajo.

Con el miedo intentó salir cargando a su menor, pero se topó con la agresora de frente, quien la comenzó a golpear y a su hijo junto con ella, por lo que sólo intentó cubrir a su pequeño y protegerlo.

“Me amenazó, me dijo cosas horribles, insultó a mi hijo y yo le dije que se fuera de mi casa. Le supliqué que nos dejara en paz, que yo no la conocía y que yo no tenía nada que ver con ella.

“Ella se burlaba y me decía que si no sabía quién era ella. Fue cuando se me fue encima a mi y a mi hijo. Fue cuando me golpeó a mi y a mi hijo. Obviamente yo traté de defender a mi hijo y ella me agredió, me dejó totalmente lastimada de mi cara, de mi maxilar.

“Mi hijo preguntando por qué? Pero por qué mamá? Porque te hace esto esta mujer. Yo le decía a mi hijo vete hijo! Corre, corre! Y mi hijo obviamente trataba de proteger a su mamá y se quería meter y esa era mi miedo”, narra la víctima de la agresión.

  

Aunque se le hizo una eternidad, pudo defender a su hijo hasta que el papá del niño llegó, así como su pareja y la Policía Estatal, cuyos elementos trataron de sujetar a la agresora.

“Yo pude percibir que esa mujer traía un grado excesivo de aliento alcohólico. Pude ver que estaba demasiado tomada. Ella me decía que me iba a matar, me decía voy a matar a tu hijo y voy a matar a Memo. Los voy a matar a todos. Cada que me golpeaba me decía que me iba a matar.

“Yo soy la ex de tu marido y los voy a matar a todos. Yo le dije que se iba a meter en un problema porque existen leyes, porque nosotros no te hemos hecho nada. Ella se reía y me decía que tenía contactos políticos, dijo que tenía nexos con la mafia y que era intocable y que a ella no le podía pasar nada”, recuerda.

La Fiscalía General del Estado (FGE) que encabeza Jorge Winckler, admitió la denuncia con el número de expediente UAT/DXI/2467/2017 presentada por la pareja sentimental de Samara Reyes, el secretario de acuerdos Juan Guillermo Gasca Esperón.

La ubica Jorge Winckler como parte del equipo de Bermúdez

El pasado 16 de febrero, familiares de desaparecidos en Veracruz entraron a la fuerza a las oficinas de la FGE, argumentando haber esperado tres horas para ser atendidos por el Subsecretario Roberto Campa Cifrián y el Fiscal de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz, así como la Comisionada Estatal de los Derechos Humanos, Namiko Matzumoto Benítez.

Pía Irene Salazar Santana, en ese momento parte del equipo defensor del ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, ingresó a esa reunión, motivando a varios de los asistentes a que gritaran e interrumpieran el evento, pues era parte del colectivo ciudadano.

El Fiscal veracruzano Jorge Winckler, pidió a la abogada de Bermúdez que saliera del lugar, pues no podía estar la defensora de uno de los investigados en las desapariciones forzadas de varias víctimas.

Las redes sociales veracruzanas tergiversan la verdad

A pesar de que policías estatales comprobaron los hechos, Pía Irene Salazar fue puesta en libertad y declaró que Gasca Esperon y el padre del hijo de Samara Reyes, el empresario Carlso Abreu, le habían robado su auto, por lo que la FGE abrió también una carpeta de investigación en ese sentido.

Luego del escándalo, la abogada filtró la información a medios locales veracruzanos, quienes dieron por hecho la versión de la supuesta agresora y viralizaron el fin de semana la información, aunque al parecer de forma equivocada.

Documentos en poder de Aristegui Noticias confirman la averiguación, además de que los videos de vecinos atestiguan la llegada de la implicada al lugar de los hechos, en el automóvil Mercedes Benz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *