El padre del niño muerto en La Rambla y un imán de Rubí se funden en un abrazo

Fuente: El País y El Periódico

El padre del menor fallecido en el atentado terrorista de La Rambla de Barcelona y un imán de Rubí, Dris Salym, se han abrazado en una concentración ante el Ayuntamiento de la localidad como muestra de unidad y convivencia que existe en la localidad.

Unas 700 personas, según fuentes municipales, se han concentrado a las puertas del Ayuntamiento como respuesta al llamamiento para demostrar la repulsa a los atentados, así como el apoyo a los familiares de los dos vecinos asesinados en La Rambla –un niño de tres años y el tío de su madre–.

El acto ha contado con los familiares de los dos vecinos de la localidad arrollados por la furgoneta en la capital catalana y del imán de Rubí, Dris Salym –que sustituye temporalmente al habitual, de vacaciones–, con el que se han abrazado al salir a la plaza como muestra de unidad y convivencia que existe en la localidad.

El padre quiere dejar muy claro su agradecimiento: “Gracias a todos. Me encanta ver que la Rambla vuelve a estar llena. Que no haya miedo”. Ha recibido mensajes directos de apoyo estos días: de la alcaldesa de Rubí, del alcalde de Llimiana, donde veranean, y de la Casa del Rey. Hoy jueves, una semana después de los atentados, es el primer día que una psicóloga va a su casa para atenderles personalmente.

Javier ha sabido hace poco que un agente de la Guardia Urbana intentó reanimar a su hijo con un desfibrilador de una farmacia de la Rambla. Cuando el urbano vio que no venía ninguna ambulancia, montó al niño en su coche patrulla y lo llevó al Centre d’Urgència d’Atenció Primària (CUAP) Peracamps. Por eso Javier está agradecido con todos los cuerpos de seguridad, especialmente con los Mossos, quienes le ayudaron a agilizar los trámites para trasladar el cuerpo del niño a Rubí desde la Ciutat de la Justícia. “Son una de las mejores policías del mundo”, dice.

 

Sin rencor

En la cara de Javier no hay una sola mueca de rencor, de odio. “Sé que hay otro crío muerto. No he podido conocer a nadie, pero comparto el dolor con ellos. Con todos. También comparto el dolor con los familiares de los terroristas. Lo comparto. Somos personas. Somos muy, muy, muy, muy personas. No estoy hablando como si estuviera drogado. No tomo ningún tipo de pastillas: no las necesito. Estoy hablando con el corazón”.

El padre de Xavi quiere que “la muerte de mi hijo sirva para algo”. Lo explica apelando al carácter acogedor que históricamente ha tenido Catalunya. A la alianza de civilizaciones. “Necesito darle un abrazo a un musulmán. Que esa gente no tenga miedo. Necesito hacerlo”. Horas después de pronunciar esta frase, Javier consoló con un abrazo las lágrimas del imán suplente de Rubí, Driss Sally.

“Lo que pasó en el atropello no lo puedo decir. Solo lo vio Silvia, la madre de Xavi. Han salido publicadas cosas como que Paco empujó el carrito, o que el niño se cayó al suelo…son meras conjeturas. No se puede saber porque las heridas que tenía Xavi, su golpe en la cabeza, no era de caerse de un carrito. Él quedó en medio de unas bicicletas. Fue arrollado seguramente”.

Cuando Javier se enteró del atentado por su exmujer, Silvia, quien paseaba con Xavi y Paco, cogió un taxi hasta la Rambla porque no podía conducir: “Me temblaban las piernas”. Allí un ‘mosso’ lo ayudó a llegar al CUAP. Un médico “alto y joven” le dijo que, aunque Xavi todavía tenía pulso, no respondía tras 20 minutos de reanimación. De ahí se dirigieron al Hospital de Sant Pau, y de éste a casa ya sabiendo lo peor.

Los cuerpos los trasladarían a la Ciutat de la Justicia, donde hasta el sábado 19 de agosto Javier no podría llevarse a Xavi a casa. Antes, tras la elección de las cajas, pudieron identificar los cuerpos de Xavi y Paco. A la forense, Javier le dijo: “Que sepas que acabas de hacerle la autopsia a un ángel”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *