Los dos fallecidos en el socavón de Cuernavaca murieron por asfixia

Fuente: El País

El socavón abierto en la carretera de Cuernavaca, que costó la vida de dos personas el miércoles, sigue arrojando señales de negligencia que indignan a los mexicanos.

Según la autopsia, los dos fallecidos, el padre Juan Mena, de 56 años, y su hijo Juan Mena Romero de 30 años, no fallecieron por el impacto del vehículo al caer al agujero de más de 15 metros de profundidad, sino por asfixia por confinamiento, por lo que estuvieron con vida entre 90 y 120 minutos después del incidente, señaló la Dirección General de Servicios Periciales según la periodista Denise Maerker. 

Durante este tiempo, Juan Mena incluso tuvo tiempo para enviar un mensaje a su novia desde el interior del vehículo siniestrado. En la autopsia, según medios locales de Morelos, los cuerpos de padre e hijo presentaban moratones en codos y puños de lo que se deduce que golpearon hasta la extenuación los cristales del vehículo, sepultado por toneladas de tierra al caer.

El resultado de la autopsia ha reavivado la polémica sobre el tiempo empleado en el rescate. Los bomberos lograron sacar el vehículo y recuperar los cuerpos de ambos casi nueve horas después del accidente, en una de las vías más transitadas del país. Los servicios de rescate tuvieron que desplazarse desde la Ciudad de México, a una hora y media de distancia, y no de Cuernavaca, a unos kilómetros del socavón.

Mientras tanto, continúan las dudas sobre las condiciones en que empezó a operar el Paso Exprés de Cuernavaca inaugurado hace tres meses por el presidente Enrique Peña Nieto, a pesar de los avisos de vecinos y autoridades locales.

El socavón en la autopista se ha convertido en un gran hoyo negro para el gobierno mexicano que ha hecho aflorar la indiferencia con la que se trataron las señales de alarma.

A las críticas contra el Secretario de Comunicaciones y Transporte (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, por haber desatendido los llamados de atención de los pobladores y las autoridades locales ante el mal estado del drenaje, se suman ahora las dudas en la contratación de la empresa española Aldesa y las pobres explicaciones arrojadas.

Según el Gobierno mexicano y Aldesa, que construirá la torre de control del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y edificó la terminal 3 de Cancún, el socavón se abrió debido a las lluvias y el colapso del alcantarillado por el exceso de basura. “La alcantarilla y drenaje cruzan a más de 15 metros de profundidad por debajo de la autopista y no formaron parte de los trabajos realizados para la construcción del Paso Express de Cuernavaca. El drenaje se colapsó por el exceso de agua y provocó la grieta en la carpeta asfáltica” explicó Aldesa en un comunicado.

En el diseño de la vía participó también como parte de un consorcio la empresa mexicana Epccor, vinculada a la polémica Estela de Luz, símbolo de la corrupción durante el periodo de Felipe Calderón.

Sin embargo, la parquedad en la argumentación de la empresa, contrasta con el alto coste que tuvo la vía.

El precio final de la construcción de un tramo de sólo 14.5 kilómetros fue el doble de lo fijado inicialmente, más de 2.000 millones de pesos, y en su cimentación se registraron retrasos, pagos no justificados y modificaciones en la obra, sin la autorización requerida, según la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Por el momento el socavón se ha cobrado una víctima política menor, el delegado de la SCT en Morelos, quien recibió personalmente las quejas de los vecinos ante el mal estado del alcantarillado.

Sin embargo, aunque el gobierno anunció una investigación y el Colegio de Ingenieros un peritaje, cuyos resultados se conocerán dentro de dos semanas, la cabeza del ministro se tambalea con el paso de los días, y muchos dudan que pueda llegar a leer las conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *