AMLO va por Presidencia y por el Congreso

Fuente: Reforma

Andrés Manuel López Obrador asegura que Morena va por la Presidencia y la mayoría en el Congreso con 20 millones de votos.

Sostiene que el partido está abierto a ciudadanos, empresarios y políticos, aunque exceptuando a quienes han traicionado la democracia.

– Todo esto que hablas exigiría un Presidente fuerte. Si no tienes la mayoría, ¿qué vas a hacer con el Congreso?

La gente nos va a dar su apoyo por completo. Vamos a ganar la Presidencia y la mayoría en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores.

– Hace 20 años que no ocurre eso.

Bueno, va a ocurrir, porque la gente está harta del PRI y del PAN, y quiere un cambio verdadero.

– ¿Cuántos millones de votos quieres tener tú?

Pues hemos tenido 15, 16 millones. Ahora están mucho mejor las cosas. Yo creo que van a votar más de 20 millones de mexicanos. Vamos a ganar con 10, 15 por ciento de ventaja, 10, 15 puntos arriba. Tiene que ser así porque son muy tramposos y tenemos que despegarnos.

– Dices que todos tenemos una segunda oportunidad.

Sí, todos, y tenemos que practicar el perdón en el ejercicio del noble oficio de la política.

– ¿Incluye la segunda oportunidad a Carlos Salinas?

Hay casos en donde no se aplica la regla. Hay excepciones. Los que han dañado mucho al País.

– Mencióname cinco excepciones. Nombre y apellido.

Los que yo considero integran la mafia del poder. Salinas, que es el jefe, que fue el creador del grupo compacto que domina a México y que ha sido el responsable principal de la tragedia de nuestro País.

Vicente Fox, que es un traidor a la democracia, engañó a mucha gente, hizo creer que iba a luchar por un cambio y le dio continuidad al régimen corrupto.

No tendría entrada en Morena, Felipe Calderón. Él se robó la presidencia y convirtió al País en un cementerio irracional, le declaró la guerra al narcotráfico sin tener elementos, sin tener una estrategia, le pegó un garrotazo al avispero.

Te diría algún empresario como Roberto Hernández, que ha financiado siempre a quienes se oponen al cambio porque no quieren dejar de hacer negocios al amparo del poder público.

Claudio X. González, que es una especie de Fidel Velázquez del sector empresarial.

– Ya sabemos que para ti los pobres son primero. ¿Los empresarios qué lugar tienen?

Son un motor para la transformación de México. Hay motores para lograr un cambio verdadero: lo que es el sector público, el Estado, que tiene que promover el desarrollo. Nada de que los asuntos de la economía se dejen al mercado solamente, no creo en eso. O sea, el Estado debe de jugar la función de promover el desarrollo. Ese es un motor. El otro motor es el sector privado.

– Mencióname cinco empresarios honestos, que te gusten

El que me está ayudando ahora, Alfonso Romo. La señora Aramburuzabala, Asunción. La acabo de ver hace relativamente poco. Es una mujer destacable.

Te diría Carlos Slim, te diría Ricardo Salinas Pliego, incluso Emilio Azcárraga, Olegario Vázquez hijo, Miguel Rincón, y así te diría de muchos otros. Estoy buscando convencer de que a todos nos conviene que haya un cambio.

– ¿Qué garantías les das a esos empresarios en torno al libre mercado? 

De que va a haber un Estado de Derecho que no ha habido. Va a ser un Estado de Derecho que va a garantizar las libertades, la inversión privada.

– ¿Sí crees en el libre mercado?

Creo en el libre mercado con la participación del Estado. El Estado tiene que jugar un papel para que no sólo se genere riqueza en el País, se distribuya la riqueza. Creo que ese es el matiz. Tiene que haber crecimiento, pero también debe de haber bienestar. Para decirlo en una palabra: desarrollo.

– A veces me causa la impresión de que a Andrés Manuel López Obrador le gusta hacer política en el arroyo vehicular, ni se sube a la banqueta ni se sube a la montaña.

Es que no me gusta lo políticamente correcto. Además no sirve eso, menos en las circunstancias actuales. Se requiere lo heterodoxo. El camino trillado de siempre no es la salida.

Muchos quisieran que yo saliera a reiterar que no tenemos que ver con Venezuela, por ejemplo. Claro que no tenemos nada que ver con el Gobierno de Venezuela. No conocí al finado Chávez, no conozco a Maduro. No conozco Venezuela. Soy de Tepetitán, Macuspana, Tabasco, México. No me gusta estar contestando a todo.

Todos los días es Venezuela, todos los días es Venezuela y te llegan a decir algunos ciudadanos: “Andrés Manuel, qué grave lo de Venezuela, ¿verdad?”. Y me lo dicen al día siguiente de una masacre en el reclusorio de Acapulco, a tres días de otra masacre en Chihuahua, y a una semana de otra masacre en Veracruz.

El caso de Venezuela no sé, 50, 60 muertos. Muy lamentable lo que está sucediendo, sí, pero en nuestro País tenemos 50, 60 muertos por semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *