Más sobre Fidel Herrera

Fuente: Milenio

@juanizavala

Nadie lo ha visto, pero al parecer hay colgado en la cancillería un letrero que dice: “Se recibe cascajo”. De otra manera no se puede explicar algunos nombramientos recientes, como el de Fidel Herrera de cónsul en Barcelona.

Se trata de un tipo cuestionado ampliamente en su desempeño como gobernador por el crecimiento en las actividades del crimen organizado, la multiplicación geométrica de la deuda y la corrupción sin freno. No es extraño entonces lo que sucede ahora con el gobernador que lo sustituyó y se formó en esa escuela: Javier Duarte.

Hay que decir que ese consulado anteriormente era de los llamados Consulados Generales, es decir que la aprobación de quien fuera a ocupar ese puesto la daba el Senado. Eso revestía al consulado y la relación con el territorio que cubre esa oficina diplomática. Por decirlo de alguna manera, se le daba trato de embajada por la relevancia (consulados como el de Nueva York, Chicago, Austin, El Paso, Atlanta, Montreal, Río de Janeiro y Toronto son ejemplos, o el de Guangzhou en China). Pero Barcelona, ya no, lo cambiaron. Ya no se requiere la aprobación del Senado. Es claro que las relaciones con Barcelona les importan un comino en este gobierno: degradaron el consulado y luego mandaron a un titular que lo degrada aún más.

Carlos Puig desmenuzó la patética entrevista que el flamante cónsul dio en aquellas tierras. El tipo se ríe de la fama que tiene. Sabe perfectamente que es considerado un corrupto, un ratero, un narco. Es una vergüenza. Pero él agrega que es “fogoso y mujeriego” y que entonces por eso dicen que es gay (no se entiende por qué hace esa relación). Y que cuando nada de eso funciona entonces dicen que endeudó a su estado.

Hay que recordar que en 2013 el gobierno intentó mandar a Fidel Herrera como embajador a Grecia. El nombramiento no procedió por los comentarios negativos que suscitó. Y claro, como la aprobación de ese nombramiento pasa por el Senado, el gobierno prefirió no gastar capital. Pero entonces decidió esperar algo de tiempo para que bajara el ruido y mandar al “fogoso” a Barcelona, donde ya no es necesario que el Senado le apruebe nada.

¿Qué le debe Peña Nieto a Fidel Herrera? ¿Por qué a fuerza lo tenía que mandar al extranjero? ¿Por qué tiene que seguir ganando dinero público si es multimillonario, un tipo que ya fue diputado, senador y gobernador?

Es probable que los nombramientos cascajo” continúen. La lista de fogosos priistas puede ser interminable. Fidel Herrera ha dejado la vara bastante baja: se puede tener fama pública de ratero, corrupto, narco, pésimo gobernante y representar al país.

O a la mejor para este gobierno, precisamente por las características de Herrera, representa fielmente al país que mal gobiernan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *