Enardecen en EU dichos vulgares de Trump contra dos periodistas

Fuente: La Jornada

El día empezó con insultos vulgares del presidente, siguió con la amenaza de anular el acceso a servicios médicos para millones de personas y concluyó con la aprobación de medidas punitivas contra migrantes. Otro día en el reino de Donald Trump.

Los insultos del presidente contra dos periodistas fueron tan desproporcionados que provocaron expresiones de reprobación no sólo de los medios, sino de gran parte de la cúpula política, incluso de su propio partido.

Esta mañana, Trump tuiteó que había escuchado que Joe Scarborough y Mika Brzezinski, conductores del programa Morning Joe, en MSNBC, habían hablado mal de él, y “entonces por qué la loca de bajo IQ Mika, junto con el sicópata Joe, vinieron… a Mar-a-Lago tres noches seguidas alrededor del Año Nuevo, e insistieron en acompañarme. Ella está sangrando mucho de un estiramiento facial. Les dije que no”.

MSNBC emitió un comunicado en el que afirma: “es un día triste para Estados Unidos, cuando el presidente dedica su tiempo al bullying, mentir y expresar ataques personales insignificantes, en lugar de hacer su trabajo”. Un vocero de NBC News respondió por Twitter: nunca imaginé el día en que pensaría que está debajo de mi dignidad responder al presidente de Estados Unidos.

Comunicadores de varios medios expresaron que este ataque contra la apariencia física de una periodista, porque no le gustaba a Trump algo que se dijo en el programa, representa un nuevo nivel de retórica agresiva del mandatario. El propio líder republicano de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, se vio obligado a criticar sus dichos: obviamente, no veo eso como un comentario apropiado. Lo que intentamos hacer aquí es mejorar el tono y la civilidad del debate, y esto no ayuda a lograr eso.

Muchos legisladores de ambos partidos se sumaron al coro crítico –la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, escribió que los tuits son sexistas, una plasta sobre la libertad de prensa y un insulto a toda mujer–, pero lo significativo fue el número y variedad de republicanos. El senador republicano Ben Sasse tuiteó: Por favor, alto. Esto no es normal y está por debajo la dignidad de tu puesto. Su colega republicano Lindsey Graham hizo eco de esto, y agregó que representa lo que está mal en la política en Estados Unidos, no la grandeza de América.

El intelectual conservador Bill Kristol escribió en la red social: Usted es un cerdo.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, afirmó en defensa del magnate: “él no se va ha quedar sentado al ser atacado por los medios liberales, las élites de Hollywood; cuando lo golpean, va a golpear de regreso… No pienso que sea una sorpresa para nadie que él combate el fuego con el fuego”. De hecho, esta semana Trump ya había atacado, otra vez, a CNN, el Washington Post y el New York Times.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *