“Está en la cárcel gracias a mí”, revira Yunes a Duarte

Fuente: Proceso

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, contestó de inmediato a las acusaciones del exmandatario Javier Duarte de Ochoa, quien desde Guatemala y en audiencia judicial aseguró que el actual es “un gobierno fallido”.

Yunes Linares telefoneó a la XEU –la radiodifusora local de su predilección– para asegurar que el priista, Javier Duarte está en la cárcel gracias a las investigaciones y denuncias que, como diputado federal, candidato a gobernador, mandatario y ciudadano ha hecho en los últimos 12 años contra el gobierno de Duarte de Ochoa y del exmandatario veracruzano, Fidel Herrera.

“De otra forma, Duarte estaría libre y disfrutando de lo que robó a los veracruzanos”, expuso.

Un par de horas después, en un comunicado, Miguel Ángel Yunes señaló que “llegó la hora de la justicia” y de castigar todos los atracos como lo reclama el pueblo veracruzano.

“El pueblo de Veracruz reclama justicia, quiere que se castigue a los culpables del atraco a los recursos públicos y que devuelvan lo que se robaron. Durante 12 años Veracruz fue gobernado por una banda de delincuentes que asaltó las arcas públicas y provocó una crisis social y de seguridad sin precedentes”, acusó.

Actualmente, además de Duarte, el exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez; el exsecretario de Obras Públicas, Francisco Valencia, y el exsecretario de Finanzas, Mauricio Audirac, así como la jefa de prensa de Duarte, María Georgina Domínguez, se encuentran en prisión preventiva y proceso penal por varios delitos.

Sin embargo, el gobierno de Yunes Linares no ha sabido explicar la benevolencia y pasividad hacia los procesos penales contra los excolaboradores de Duarte y hoy diputados federales y locales: Tarek Abdalá, Édgar Spinoso, Erick Lagos, Alberto Silva, Vicente Benítez y Juan Manuel del Castillo, todos ellos, integrantes del primer círculo del exmandatario priista en el periodo 2010-2016.

A decir de la Fiscalía General del estado (FG) son 300 exservidores públicos investigados y que colaboraron de forma cercana con Duarte, los cuales acumulan más de 700 averiguaciones previas.

Según Yunes Linares, Javier Duarte y su equipo cercano “apostaban a la impunidad”, porque eran parte del mismo grupo delictivo.

“Duarte apostó a que también serían encubiertos sus atracos; no contaba con que en las elecciones del año 2016 los veracruzanos optarían por el cambio y exigirían castigo a la banda que asaltó la Tesorería del Estado.

“La extradición de Duarte de Guatemala a México es apenas el primer paso. Se trata de que pague con cárcel el daño brutal que le hizo a más de ocho millones de veracruzanos y que devuelva lo que se robó”, advirtió Yunes.

Hasta hoy, a Javier Duarte le han sido decomisados dos lujosos ranchos: El Faunito, en Amatlán de los Reyes, y el de Las Mesas, en Valle de Bravo, Estado de México, ambos con helipuerto, finas cabellerizas y acabados de caoba, cedro y piedra de cantera. La PGR y el gobierno de Veracruz también le han decomisado bodegas, bienes muebles e inmuebles.

En tanto, las propiedades de Duarte en Estados Unidos, España, Costa Rica y en la Ciudad de México continúan intactas. Además, su esposa Karime Macías, pieza clave en la creación de empresas fantasma y en el desvío de recursos a través de prestanombres, decidió refugiarse en Europa desde el 15 de abril pasado, día de la detención de Duarte en el departamento de Sololá, en el balneario turístico de Panajachel, en Guatemala.

A Duarte aún le resta una audiencia la primera semana de julio, y si bien hoy aceptó allanarse al proceso de extradición solicitado por la FGE de Veracruz a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), aún falta el desahogo de la extradición que ha pedido el gobierno federal a través de la PGR.

En su despacho informativo, Yunes Linares aseguró sentirse “muy orgulloso” de ser quien logró la detención y encarcelamiento de Duarte, a partir de las investigaciones y denuncias que hizo.

“Durante muchos años luché con valor y tenacidad contra un régimen corrupto que se negaba a entregar el poder. Aguanté todo. Mi familia, mis compañeros y yo corrimos todos los riesgos; pero al final logramos la transición, el cambio democrático que ha hecho posible lo que nadie creía: encarcelar a Duarte y a varios miembros de su banda, que hoy están sometidos a proceso penal”.

Hoy, la defensa legal de Duarte de Ochoa en Guatemala y México giró un comunicado a los medios de comunicación en Veracruz en el que aseguran que Duarte se “allanó” al proceso de extradición por considerar que las acusaciones en su contra por delincuencia organizada, tráfico de influencias, desvió de recursos, peculado y abuso de autoridad, son “infundadas, ligeras, vagas e imprecisas”.

En el comunicado, Carlos Velázquez, abogado centroamericano quien encabeza la defensa de Duarte en Guatemala, refirió que su cliente decidió allanarse, por considerar “débiles” las acusaciones del “gobierno pasajero de Miguel Ángel Yunes”, por lo que prefiere enfrentar dichas acusaciones de inmediato.

En la Torre de Tribunales de Guatemala, durante su segunda audiencia en aquella nación, Javier Duarte no desaprovechó su turno al micrófono para llamar “gobierno fallido” a la actual administración de Miguel Ángel Yunes.

Un sonriente Duarte aseguró que aunque la oposición “se llena la boca” hablando del desvío de miles de millones de pesos ante los medios de comunicación, la realidad es que él no firmaba ninguna transferencia, sino sus colaboradores, enfatizó el expriista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *