Cómo desaparecer 95 millones de pesos. Guía práctica

Fuente: Milenio

Carlos Puig

Leonardo Núñez González, del CIDE, de quien ya he hablado en esta columna, es autor de una tesis sobre la manera en que se desaparece el dinero público. Ahora está escribiendo un libro del tema.

Ayer en MILENIO Televisión me regaló una joya más.

Sedesol lanza una licitación en 2014 para adquirir, distribuir e instalar sistemas para la recolección y almacenamiento de agua pluvial en Zonas Prioritarias, que son los lugares con mayor déficit de infraestructura y alta marginación.

Rotoplas participa en la licitación, pero no gana. Ofrece instalación con un costo de 22 mil pesos por unidad. Se declara desierta.

Al siguiente año Sedesol hace una invitación directa a un grupo de empresas para hacer un estudio de mercado y conocer el precio para instalar 21 mil 292 sistemas de almacenamiento de agua pluvial. Participan cuatro empresas y una persona física. Dicen que un precio promedio de 53 mil 900 pesos por unidad.

Con esta información, Sedesol hace una licitación pública nacional en 2015 para la instalación de estos equipos.

Ganan tres empresas de manera conjunta: Grupo Daxme, S.A. de C.V, BPG Ingeniería S.A. de C.V., y Muebles y Mudanzas, S.A. de C.V.

Las empresas ofrecen el precio del estudio de mercado.

Para llevar a cabo las obras, las empresas contratan a otras tres empresas y una persona física.

La Auditoría revisa: por ejemplo, en Durango, encuentra que de 400 sistemas que se supone habían sido entregados, solo se instalaron 102, es decir, 29.2%. El resto no se instaló.

Los que sí fueron instalados fueron adquiridos y colocados por Rotoplas, la empresa que supuestamente no tenía las capacidades en la licitación de 2014.

El costo de instalación pagado fue de 484 millones de pesos, pero se le pagaron 580 millones de pesos a los ganadores de la licitación, 96 millones 807 mil pesos desaparecieron.

Al ir a inspeccionar a las empresas, varias ocupan el mismo domicilio en Ciudad de México. Se revisan los documentos con los que amparan que ellos hicieron la instalación y hay multiplicidad de irregularidades. Por ejemplo: supuestamente se usaron 778 vehículos para las instalaciones y trabajos, la empresa entrega los números de placas para verificar: 11 placas son de coches robados, 32 son de coches recuperados, 709 no existen. Solo 19 placas coinciden.

Al preguntar a Sedesol, ellos dicen que la propuesta de la empresa obtuvo la máxima puntuación (99/100) y que fue la mejor oferta, por eso se asignó.

¿Dónde quedó la bolita?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *