Duartes en fuga

Fuente: Excelsior

Yuriria Sierra

Seis mil millones de pesos es el daño que, calculan, César Duarte le hizo al erario de Chihuahua, el estado que gobernó hasta hace unos meses. Cada que leo y que doy una noticia como ésta, no alcanzo a imaginar las vidas que un ser humano sensato necesitaría para gastarse una cantidad de dinero como ésa. Seis mil millones de pesos que, según el Diario Oficial de la Federación, es más del presupuesto asignado para este año a la Cámara de Senadores, que recibió cuatro mil 541 millones 972 mil 587 pesos. O sea, César Duarte se clavó el dinero que durante un año nuestros tampoco muy austeros legisladores se reparten entre gasto de bancadas, bonos, sueldos y demás prestaciones. El exgobernador chihuahuense se llevó eso y todavía un poquito más.

Esos seis mil millones de los que ayer habló Javier Corral, el actual gobernador que parece no descansará hasta atrapar a su antecesor, son el equivalente a tres presupuestos anuales 2017 del Instituto Federal de Telecomunicaciones, que recibió mil 980 millones de pesos. También equivalen a casi cuatro presupuestos, también de este año, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que para este año tiene mil 728 millones 566 mil 39 pesos. César Duarte, con sus transas, se llevó en sus bolsillos todo ese dinero, que representa el derecho de los chihuahuenses a tener mejores calles, escuelas, seguridad, salud y un largo etcétera.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017 se lee en el Anexo 20: “En este Presupuesto se incluye la cantidad de $750,000,000 para la constitución del Fondo para Fronteras, el cual tendrá por objeto el otorgamiento de apoyos que se destinarán a obras de infraestructura que coadyuven a abatir la pobreza y promuevan el bienestar social, así como a proyectos de desarrollo económico que fomenten la competitividad en las entidades federativas o municipios en cuyo territorio se encuentren las líneas divisorias internacionales del norte y sur del país…”. ¡César Duarte se llevó casi diez veces esa cantidad! Y en una coyuntura fronteriza como la que hoy vivimos, ¿se imaginan la de ayuda que se podría prestar con un presupuesto de seis mil millones de pesos?

Por esas mañas cleptómanas, que lo asemejan aún más con el otro Duarte, Javier, el de Veracruz, a César se le acusa de peculado. Durante su gestión otorgó contratos de obras públicas sin licitación, malversó fondos para la compra de medicamentos, o sea, infló los precios para que le soltaran más lana, creó empresas fantasma (¡como el otro Duarte!), ¡y hasta instituyó su propio banco! También vendió bienes públicos a un precio menor a su valor real, descontó dinero al sueldo de los trabajadores del estado… y tenía al menos 500 aviadores en la nómina. ¡500!

Y es poco, muy poco. Porque cuando nos enteramos con más detalle de la investigación que sigue al otro Duarte, el de Veracruz, supimos que su desfalco asciende a 35 mil millones de pesos. ¡Casi siete veces el robo del Duarte de Chihuahua! Así que si nos vamos de espaldas con las comparaciones de las transas de lo que se robaron estos dos prófugos y los presupuestos asignados para este año en el gobierno federal, de plano la mirada se nos desorbita si hacemos la cuenta de los desfalcos que se investigan actualmente contra el resto de los transas de exgobernadores, porque la lista es larga.

Por si eso fuera poco, todavía tenemos que ver los circos que sus compinches, como el de Tarín García, quien pasó la noche en San Lázaro esperando que lo dejaran tomar protesta como diputado suplente, luego de la muerte de Carlos Hermosillo, el diputado titular. A García se le persigue por estar involucrado en las transas de César Duarte, y de haber desviado unos 300 millones de pesos como director de Adquisiciones Chihuahua. Y aunque dijo que es inocente, pues hizo el sacrificio de buscar fuero… que aunque no obtuvo, sí logró una suspensión provisional de su orden de aprehensión… A ver si no se les fuga. Tristemente, no sería el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *