“Señor Presidente, ¡ya no salga!”

Fuente: Excelsior

@panchogarfias

El Congreso espera una “señal contundente” del gobierno federal en el caso de la agresión en Xalapa, Veracruz, a destacados panistas.

Ricardo Anaya, Miguel Ángel Yunes, y Santiago Creel, fueron atacados el miércoles por integrantes del Movimiento de los 400 Pueblos, históricamente vinculado con el PRI.

“Se trata del dirigente nacional de un partido, de un gobernador electo, y de un exsecretario de Gobernación”, destacó Roberto Gil, presidente de la mesa directiva del Senado.

Una y otra vez nos repitió que lo ocurrido no tiene motivaciones electorales. Las urnas quedaron atrás.

Es un problema político serio que el Congreso federal no puede dejar pasar.

La agresión se produjo luego de que los azules se manifestaran públicamente en contra del nombramiento de un fiscal anticorrupción sugerido por Duarte.

Gil ya habló con el perredista Jesús Zambrano, presidente de la mesa directiva en la Cámara de Diputados. Están en la misma sintonía.

Si el gobierno federal le pasa ésta al “loquito” de Javier Duarte, mandatario saliente de Veracruz, se crearían las condiciones para una confrontación con el Congreso federal.

“Hay disposición”, subrayó el panista.

Gil ya percibió una buena señal. No se concretó el nombramiento del fiscal anticorrupción que propuso Duarte. La primicia la dio el senador azul, antes de que apareciera en algún medio.

No hay duda de que opera y está en estrecho contacto con los que mandan en este país.

En el Congreso celebraron y reconocieron el gesto, pero el senador aclaró que no es suficiente.

No pide la destitución de Duarte. Una demanda de esa naturaleza es contraria al Estado de derecho, dice.

Se conformarían con la integración de una mesa que facilite la transición pacífica y ordenada del gobierno de Duarte al de Yunes.

  • El gobierno de Veracruz niega cualquier injerencia en los hechos ocurridos en Xalapa.

Flavino Ríos Alvarado, secretario de Gobierno, asegura que personal de ayudantía de Ricardo Anaya y de Yunes recomendó a los panistas salir  por el estacionamiento del recinto, y no por la puerta donde se realizaba la manifestación.

“Decidieron salir por el acceso principal del recinto legislativo”, dice el funcionario.

  • Gil, por otra parte, nos hizo notar que cada que se registra una crisis mayor, el presidente Peña anda fuera del país o está por salir.

Es el caso de la agresión a los panistas en Xalapa. Anda en Canadá. Lo fue con Ayotzinapa, con la Casa Blanca, la fuga de El Chapo, el Tren Bala a Querétaro…

“Estoy pensando en pronunciar un discurso desde la tribuna del Senado para pedirle al señor Presidente: ¡por favor, ya no salga!”, dijo en tono de broma.

Un comentario sobre ““Señor Presidente, ¡ya no salga!”

  1. No es coincidencia. lo que pasa es que ya es costumbre de los funcionarios y familiares de estos que se sienten dueños del Pais, ejemplos sobran, basta con mirar a los hijos de cualquier mequetrefe que ocupe un cargo publico, para cometer ilicitos sin recibir castigo alguno. Si sumamos todo lo que ha ocurrido desde Porfirio Diaz dejo de ser presidente, nos asombrariamos , en verdad que se vive porque Dios es grande, simplemente carecemos de respeto, no tenemos el mas minimo ni con los de nuestra casa, si entre hermanos peleamos ahi esta el ejemplo soldados del ejercito, policias federales, marina, del estado, hasta municipales, asesinando a personas, hombres, niños y mujeres que defienden sus derechos, todo por complacer a los de arriba, recuerden los puestos son transitorios, no son para siempre, solo en la iglesia pueden tener una vela perpetua, siempre y cuando no se apague.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *