Todo desaparece en Veracruz AMLO y Arturo, la otra pelea

Fuente: El Universal

@kdartigues

No cabe duda que Veracruz además de ser un “rinconcito donde hacen su nido las olas del mar” (Agustín Lara dixit), es también un rinconcito donde puede pasar absolutamente todo. Aún así me sigue sorprendiendo: ¡vaya entidad sui generis!

Le explico: allá desaparecen jóvenes gracias a la complicidad de la policía con la delincuencia organizada, sin que sean aún localizados. Allá el gobernador huye cuando una madre de familia lo encara para exigirle acciones para dar con el paradero de su hija que desapareció.

Allá, Javier Duarte presume que en su entidad la delincuencia ha bajado al grado que los robos que se registran son sólo de pingüinos y frutsis en los Oxxo, cuando, en los dos primeros meses de este año, el número de asesinatos creció en 114 por ciento con respecto al mismo periodo de 2015. Los secuestros aumentaron 40 por ciento en el mismo lapso, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Bueno, hasta los ríos cambian de ruta, desaparecen también, por obra de la naturaleza: recuerden el río Atoyac.

Allá también, el gobierno asigna contratos, y las empresas beneficiadas, sencillamente desaparecen. Lo documentó esta semana Animal Político. El gobierno de Veracruz se escuda en decir que todo es legal porque las empresas fueron constituidas ante notarios y las compañías tenían RFC (Registro Federal de Contribuyentes).

Urge que Hacienda nos diga cómo esto es posible. ¿Y qué ha hecho el SAT? ¿Han pagado sus impuestos estas empresas fantasmas? Porque como dijo en entrevista con Ciro Gómez Leyva muchas veces el contralor de Veracruz, Ricardo García Guzmán, están dadas de alta.

¿Quién nombra a los notarios en las entidades federativas? Es una atribución del gobernador, así está en la ley (algunas de las notarías que dieron fe de las empresas fantasmas, por cierto, fueron creadas a finales de la gubernatura de Fidel Herrera, actual cónsul en Barcelona, quien puso —él lo dijo, “en la plenitud del pinche poder”— a Duarte). ¿No sería tiempo de reformar esa ley? Se presta históricamente a dejar a amigos, compadres a personas por compromisos políticos… o de otra índole.

Es muy curioso, por decir lo menos, que uno de los firmantes del reportaje que denunció esto, Víctor Hugo Arteaga, haya pedido el retiro de su firma del texto al que contribuyó justo después de que el contralor insistió en que él no estaba de acuerdo. E insistió mucho en ese punto. Daniel Moreno, director del portal, sigue avalando cada una de las palabras que se publicaron.

Hacer periodismo en Veracruz es difícil, queda claro. No por nada es la entidad en la que más reporteros han sido asesinados en la presente administración: 16.

No cabe duda que para Andrés Manuel López Obrador una de las prioridades es la política. Al parecer mete las manos al fuego por ella, y dejando de lado a la familia.

Lo pienso luego de ver su videomensaje en Facebook sobre el clima electoral que se vive en Tamaulipas y Veracruz, donde su candidato Cuitláhuac García Jiménez repunta en las preferencias electorales.

AMLO se refirió al spot de su hermano Arturo en el que promueve el voto a favor del candidato priísta Héctor Yunes:

—En la familia siempre hay alguien que desentona, que le gusta acomodarse, se dice en el argot del hampa de la política, a colarse y son aspiracionistas, no tienen ideales, no tienen principios. Por eso yo ya no tengo esos hermanos. Yo tengo aquí en la cabeza la responsabilidad de transformar al país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *