La corrupción de Duarte y la responsabilidad de Videgaray

Fuente: Milenio

@puigcarlos

El destino de Javier Duarte en Veracruz está en manos de Luis Videgaray, secretario de Hacienda.

Gracias a la extraordinaria investigación de Animal Político, con apoyo de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, hoy conocemos un mecanismo, bastante sofisticado por cierto, para desaparecer dinero del erario.

Seré breve aquí, vale la pena leer los reportajes completos: se visitan barrios populares, casas que reciben algún apoyo gubernamental. Se les promete más y se les pide su firma, su credencial de elector, todos sus datos. Con ellos, sin avisar a los involucrados, se crean empresas gracias a notarios amigos. Esas empresas entran a licitaciones y, suertudotas, ganan muchos contratos, a veces licitados —donde compiten entre ellas—, a veces por adjudicación. Los contratos se pagan. Aquellos que firmaron, por supuesto, nunca ven un quinto, no hay documentación siquiera de que los bienes se entregaran.

Así, entre 2012 y 2013, Animal Político documentó la pérdida de 650 millones de pesos.

A los falsos dueños de las empresas les llegaban notificaciones y estados de cuenta, los tokens de la banca en línea, evidentemente los tenían otros. Ellos pensaban que era un error.

Los funcionarios al servicio del gobernador Duarte han insistido, por escrito y ayer en un debate en el programa de Ciro Gómez Leyva, que ellos actuaron según la norma. Había RFC, había escrituras. Oiga, pero la dirección… Había escrituras, había RFC… Oiga, pero los supuestos dueños no saben nada… Había escrituras, había RFC… Oiga, pero las firmas no coinciden… Había RFC, había escrituras… y así.

Frente al cinismo, pues la ley, creo yo.

Y esa le toca ahora al secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Y por lo menos a tres órganos que dependen de él: el SAT, al que alguien engañó con domicilios fiscales simulados. A la Comisión Bancaria y de Valores, porque alguien abrió cuentas de banco con documentos apócrifos, y a la UIF, porque alguien hizo todo esto para robar y lavar dinero.

Al secretario Videgaray le daré un tip: Tomás Ruiz, quien en los años de este fraude era secretario de Finanzas de Duarte, fue director del SAT, procurador fiscal y subsecretario de Hacienda. Sabe de esas cosas, seguro él le explica bien cómo estuvo la cosa.

La otra sería no hacer nada o, como ahora se dice, hacer un Virgilio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *