Dante: doctorado en delincuencia

Fuente: El Universal

@MarioBeteta

Dante Delgado Rannauro es un incorregible. Estuvo preso durante quince meses en el Penal de Pacho Viejo por haber cometido los delitos de enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad, peculado, corrupción. ¡Y sigue delinquiendo!

Nada lo ha reformado. Todo lo ha deformado. Durante su estancia en prisión, se doctoró en inmoralidad, que abarca todos los vicios. Especialista en crímenes político-electorales con el partido de su propiedad, Movimiento Ciudadano, ha entregado, regalado, transferido o vendido el padrón electoral dos veces.

Lo obligado es cancelarle la franquicia que regentea desde hace varios años y fincarle responsabilidades penales. ¿Tiene el INE la autoridad moral y política, y la determinación para hacerlo? ¿Puede esgrimir alguna atenuante en su favor?

Gobernador sustituto de Fernando Gutiérrez Barrios en el gobierno de Veracruz, allá por 1988, se entregó a todos los vicios y excesos propios de quien, proviniendo de cuna humilde, se marea y enloquece tan sólo por subirse a un ladrillo.

Las faltas que se le imputaron penalmente comprendían significativamente el robo a las arcas públicas de 450 millones de pesos. Pero la habilidad legaloide de sus abogados lo pusieron en libertad mediante el recurso de la prescripción. No resultó inocente. Y mucho menos fue un preso político, con cuya bandera quiso navegar.

Con todo el bagaje aprendido dentro del sistema, reforzado por la deshonestidad que lo caracteriza, Delgado Rannauro y su partido filtraron por primera vez en 2013 el listado ciudadano que las autoridades electorales, por ley, pusieron en su poder. Una copia se podía conseguir fácilmente en Tepito.

De ese gravísimo error derivó una sanción blandengue y timorata del INE por 76 millones de pesos que ni siquiera ha sido capaz de ratificar. A ello se suma una segunda filtración del padrón electoral, que el MC colocó en la empresa Amazon para “salvaguardarlo”.

La exacción de ese consumado sinvergüenza ha sido reconocida con la mayor desfachatez. Pero acostumbrado a tratar a las personas como menores de edad o cual si estuvieran descerebradas, alega sin rubor que Amazon fue hackeada.

Su explicación-justificación no tiene soporte. Un vocero de Amazon Web Services asegura que todas las medidas de seguridad “operaron, y continúan operando como fueron diseñadas”. Empero, subraya, la lista nominal de electores que el INE entregó al partido Movimiento Ciudadano fue almacenada de una manera no segura en un espacio de esa nube.

¿Es que esto no fue advertido? ¿No se pudo prever y evitar la fuga de la información cuando la advertencia de la vulnerabilidad de los datos estaba claramente establecida con antelación?

Si se dejaron pasar los riesgos pudiendo haber sido impedidos, cabe suponer que eso se hizo de manera interesada, perversa, de mala fe. Lo que deja en absoluto estado de indefensión a todos cuantos pueden votar. Sus datos son susceptibles de caer en manos de criminales. Teniendo información, pueden cometer cualquier crimen que se les venga en gana.

Lo peor del caso es que el árbitro electoral, con los monstruosos costos que tiene para la sociedad, que fue incapaz de cancelar el registro del PT, propiedad de Alberto Anaya y que se las gasta igual que el MC-Dante Delgado, ha caído en una actitud pasiva, indiferente, anuente, ante este y otros delitos que han cometido los partidos.

La función del INE ha quedado reducida a quitar y disminuir multas. A hacer el ridículo en muchas de sus decisiones. Nada o muy poco justifica lo que se paga por sostener esa institución.

Así, no sería de extrañar que incluso hasta se tenga que disculpar ante ese criminal que, directa o indirectamente, deja a todos en una situación de riesgo insospechado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *