Alcalde alertó al Gobierno de Javier Duarte que jefe policiaco era criminal, y fue ignorado

Fuente: blog.expediente.mx

Por Miguel Ángel León Carmona

“A Playa Vicente lo han catalogado como un pueblo inseguro porque los malandros del municipio de Isla, Veracruz han sembrado cadáveres en nuestra frontera. La última vez fue en agosto de 2015. Aventaron nueve cuerpos en menos de un mes. Varios con el tiro de gracia y huellas de tortura”.

Lo anterior lo denuncia el Alcalde Abdón Márquez Márquez, quien en el año de 2014 señaló a Marcos Conde Hernández ante la Secretaría de Seguridad Pública del Estado sobre su desempeño como delegado del distrito de Rodríguez Clara.

“No se trataba de un policía, era más bien un delincuente” asegura.

Además considera que de haberle hecho caso el Secretario de Seguridad Pública de Veracruz, Arturo Bermúdez Zurita, y cesar al Comandante Conde de su puesto se habría evitado la tragedia de los cinco jóvenes de Playa Vicente, un caso conocido como el Ayotzinapa de Tierra Blanca.

El Alcalde de Playa Vicente, Abdón Márquez. Foto: BlogExpediente

“MI POLICÍA ES MÁS CONFIABLE”

El presidente municipal, luego de reiterar las condolencias y el apoyo a los padres del muchacho finado, se da un espacio para hablar sobre la seguridad en su municipio: “Si hay algo en lo que mi gobierno invierte es en la protección de mi gente. Sueldos buenos a los policías para que el día de mañana no se vendan con el crimen organizado”.

De acuerdo con datos proporcionados por el comandante de la policía municipal de Playa Vicente, Daniel Calderón Sánchez, un elemento raso gana 6 mil 600 pesos mensuales, un policía encargado de alguna unidad de patrullaje obtiene 7 mil 400 pesos al mes y al comandante en turno le es retribuida su labor con 19 mil 800 pesos mensuales.

“Nuestros salarios son altos, no hay pretexto para venderse con la maña. La idea es que valoremos nuestro empleo y al que no quiera alinearse lo despedimos.”, asegura Calderón Sánchez, quien durante sus dos años al mando del orden municipal, ha dado de baja al menos a 15 gendarmes.

Por otra parte, Abdón Márquez Márquez acepta que de un total de 41 elementos en la policía municipal sólo nueve están acreditados ante el Centro de Estudios e Investigación en Seguridad, (CEIS). Es decir, un 22 % son acreditables.

La fuerza policial cuenta con siete vehículos oficiales, modelos 2010 – 2016, así como con 67 armas cortas y largas. El rango de agentes operativos es de 22 a 40 años. “Tengo el caso de un oficial de 63 años. No soy quien para despedirlo, a él se le encarga resguardar la Casa de Cultura o clínicas”, explica.

No obstante, el Alcalde argumenta, “podré no tener a todos mis elementos acreditados, pero también todos son de Playa Vicente, conocidos del pueblo. Si llegaran a cometer algo indebido, rápido damos con ellos. Mi policía municipal es más confiable que muchos agentes estatales”, asegura el presidente con voz firme.

“PLAYA VICENTE, PUEBLO GANADERO; TENTADOR PARA LOS BANDIDOS”

Según registros del secretario de la fuerza municipal, los registros de violencia en Playa Vicente se relacionan con el abigeo, o robo de ganado, hurto a casa habitación, a comercios y pleitos entre particulares.

“Sobre todo hay abigeo en la zona. Mientras haya ganado, también habrá quien nos robe. Un carro con reses que se traslada al centro del país tiene un valor de 1 millón cien mil pesos. Entonces, claro que es tentador para los bandidos” explica Márquez Márquez.

Según registros oficiales, la ganadería es el sustento económico de Playa Vicente, así como el limón, el hule y la piña, producto emblemático de la región conocida como la Cuenca del Papaloapan. Se estima que al menos 15 mil toneladas de maíz se cosechen en temporada de otoño – invierno.

“Casi puedo asegurarte que somos el primer lugar en el estado en exportar ganado; 100 mil cabezas al año. Con precio por unidad de entre 15 y 16 mil pesos. Es decir, mil 600 millones de pesos en un año. Pertenecemos a la zona ganadera del centro, la más importante del país”, comparte el Alcalde.

Cabe mencionar que Playa Vicente, posee un total de 54 mil habitantes, solo 10 mil en su cabecera municipal. Alberga a 25 pueblos indígenas. Al menos diez mil personas consideradas analfabetas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, (Coneval).

Cuatro de sus pueblos, cada uno con al menos 120 familias, señalados con alta marginación, o pobreza extrema, con base en la revisión del año 2010 de ese Consejo. “A nosotros, a través del Coneval, nos hicieron la revisión en el año 2010, pero les invito que vayan a ver, hemos erradicado casi el 100 por ciento de la miseria” asegura el presidente municipal.

El municipio es beneficiado por programas de asistencia social, de índole federal, como Prospera y la Cruzada Nacional contra el Hambre, cuenta con seis comedores para la gente del alto grado de marginación.

“De esta manera te puedo decir que Playa Vicente es un pueblo autosuficiente, no me queda más que ofrecerles seguridad. Pertenecemos a una zona golpeada por bandas delictivas, pero en nuestro municipio todo marcha a la orden. Nos ha arrastrado la mala imagen de municipios vecinos”, sentencia el Edil.

“ME VINIERON A SEMBRAR CADÁVERES LOS MALANDROS, PERO ESO SE ACABÓ”

“A Playa Vicente lo han catalogado como un pueblo inseguro porque los malandros del municipio de Isla, Veracruz han sembrado cadáveres en nuestra frontera. La última vez fue en agosto de 2015. Nos aventaron nueve cuerpos en menos de un mes”, denuncia Abdón Márquez Márquez.

Daniel Calderón Sánchez, comandante de la policía municipal, señala que el mes de agosto de 2015, se mostró turbulento para el municipio, pues al menos en 30 días fueron hallados nueve occisos en la frontera Plata Vicente – Ciudad Isla.

Los finados presentaban tiros de gracias en las sienes, ataduras en los pies y manos, privados de la vista con trapos mugrosos. Todos marcados con señales de tortura.

Según, relata el comandante Calderón Sánchez, todos fueron identificados y devueltos a sus municipios de origen, Isla, Azueta y Veracruz. “Por la cercanía nos los vieron a aventar, desde entonces se tomaron medidas cautelares”, explica el comandante.

Desde el incidente de agosto del año pasado, las dos fronteras o entradas del municipio, una en Tuxtepec Oaxaca y la segunda en Isla, Veracruz, son vigiladas por dos unidades con 6 policías respectivamente.

“TENEMOS EL MISMO COLOR DE UNIFORME, PERO NO SOMOS COMO LOS ESTATALES”

“En las comunidades, con la mala fama que han tenido los policías estatales, nos ven cuando hacemos rondines que si somos de ellos, no nos quieren porque nada más matan a gente inocente. Yo les digo que entre nosotros y ellos, lo único parecido es el uniforme”.

De acuerdo con el comandante Calderón, la imagen de la policía municipal no estuvo librada de críticas en el trienio pasado, del entonces alcalde Francisco de la O Acosta: “En ese periodo sí hubo falta de compromiso por parte de los compañeros, abusaban de su autoridad y golpeaban a la gente que detenían”.

Por su parte, Abdón Márquez, previo a dar por terminada la entrevista, aclara su postura referente a la aprobación de recibir oficiales estatales en el municipio que preside. “Aceptaré a mandos estatales, siempre y cuando vengan y hagan las cosas como marcan la ley, protegiendo a la ciudadanía, no actuando como delincuentes” sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *